VampireCity

el unico foro hecho por vampiros para vampiros... exresa con libertad tus anhelos, tus sueños, tus sentimientos y deseos...
 
ÍndiceCalendarioGaleríaBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Juego Peligroso (con nina)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dark.Empress
Vampiro Ancilla
Vampiro Ancilla
avatar

Cantidad de envíos : 23
Edad : 27

MensajeTema: Juego Peligroso (con nina)   Miér Mar 04, 2009 12:59 pm

Esto lo tenía entre el otro foro,pero para poderlo seguir lo cuelgo también aquí

CAPÍTULO 1.

Eran casi la una de la mañana de un sábado de verano, Kristie iba caminando por un oscuro bosque de altos árboles que impedía que el sol penetrara...

Su larga falda de seda violeta rozaba el barro que la lluvia había dejado aquella mañana. Agarro su larga falda y salió corriendo en busca de un olor bastante delicioso, sangre, sangre humana, ese olor era de sangre humana... Corrió hasta llegar a un arrollo donde un muchacho alto, delgado y de cabellos rubios miraba el agua, al notar su presencia se giró para mirarla.

Una chica delgada de largos cabellos castaños le sonría con esa mirada verde, su corpiño negro dejaba que se notase sus pechos, lugar donde se fue la vista del chico rubio quien le miraba con esos ojos grisáceos con una mirada lasciva.

ella sabia lo que el quería, se acerco aun mas a el y le sonrió dulcemente, acercando cada vez mas a su cara, a sus labios...el perdió su vista en los ojos de ella y respondió a su hermosa acompañante

- Te gusta¿? - preguntó ella de manera sensual

- Demasiado, si - contestó el sin apartar la vista de su cuello

Ella sonrió de manera sensual y se fue acercando lentamente a él, con pasos que iba levantando pasiones en el chico, él al igual se fue acercando a ella y cuando estuvieron uno cerca del otro este agarro el cuello de la chica como si quisiera estrangularla

ella no hizo nada en un principio, pero el aumento su presión, acercándola a su boca...se dejo acercar, le parecía divertido, pero cuando sintió su aliento se retiro bruscamente, el al no verlo la soltó y ella aprovechó para rodearlo lentamente mientras el la miraba intentando reprimirse a su juego...

Cansado de jugar agarro con demasiada fuerza sus muñeca acercándola a él, acercó su nariz a la garganta de la muchacha y aspiró su aroma, ese aroma a fresas, acercó lentamente sus labios al cuello hasta sacar sus colmillos y penetrarlos en la piel de la muchacha reventando una vena de donde salía a borbotones esa deliciosa sangre, pero no era sangre humana...

el retiro en un principio, soltando levemente su presa, pero volvió a morder con fuerza embelesado, hipnotizado por su sabor. Ella le dejo beber, pero pronto comenzó a respirar con dificultad. Se aparto rapidament0,e cayó debilitada después de que él bebiera de su sangre

Entonces el la miro con ternura, le había dejado beber su sangre y el la correspondió.

Cogió su propia muñeca y se mordió, la acerco a los labios de la vampiresa dejando que su sangre le goteara en esos labios robos, ella estiro una mano y agarró su muñeca llevándosela a la boca, notando como esa sangre caliente bajaba por su garganta.

Al despertar Kristie se encontraba sobre una gran cama mullida y calentita, abrió los ojos, ese lugar no le sonaba, sus parees eran rocosas, como una casa de antaño, se sentó recorriendo con la mirada aquel lugar, en una de las paredes había un gran cuadro de una señora con vaporosos vestido color salmón y un su pelo castaños teñido de canas recogido en un moño. en otra pared se abría una puerta de madera que dejaba ver unas escaleras que subían, y la otra con tres grandes ventanales que daban a un prado.
Se levantó con lentos pasos y salió de aquel dormitorio, subió las escaleras apoyando la mano en la pared, el camino lo alumbraba antorchas aprudente distancia, aquellas escaleras daba a tres largos pasillos, mirara por donde miraba los pasillos eran tan largos que se perdía a la vista, se apoyó en el marco de pared y con decisión se dirigió al pasillo de la derecha, como en la escalera el pasillo estaba iluminado por antorchas.
- Esto parece un castillos de los años catapún - susurró mirando los grandes cuadros que colgaban de la pared derecha y los grandes ventanales de la izquierda, el día estaba estupendo, pero algo raro había, el sol no la estaba dañando, no era normal, siguió caminando hasta llegar a una gran puerta de madera, la empujó usando toda su fuerza.
Tras aquella puerta se había un trono al final de la estancia, y una gran mesa en el lado izquierdo de la sala, en el trono estaba la misma mujer de las del cuadro, en la escalera, apoyando la cabeza en su rodilla el vampiro de esa noche.
Se acercó sin decir nada con la cabeza gacha hasta llegar junto a él, había más vampiro en aquel lugar, todos sentados y tirados por el suelo leyendo o haciendo cualquier cosa hasta que la escucharon.
- Hola - saludo la mujer con una sonrisa - tu debes ser la nueva amiga de mi hijo - dijo acariciando los cabellos del vampiro - ven, acércate, déjame verte más de cerca - le pidió extendiendo una mano. Se puso en pie.
- Hola…- le respondió Kristie acercándose mas a la mujer. Le cogió con delicadeza la mano y miro al vampiro el que había compartido su sangre la noche pasada. La madre de este la observaba detenidamente y esto provocaba en Kristie un poco de incomodidad. Finalmente la mujer decidió que seria mejor que se sentara a su lado y la mostró un gran sillón

- Me imagino que mi hijo no se habrá presentado ¿no? – preguntó echándole una mirada de reproche al hijo – él es Kirtash y yo Lorelain , como ya dije, la madre – sonrió – puedes quedarte aquí con nosotros si deseas, eres bienvenida.

- Lo siento, pero yo vivo con mis padres, soy Kristie O’verls – se presentó con una sonrisa – vivimos al otro lado del prado, en una gran mansión de piedra, como esta, pero no tan grande, más que pequeña – dijo.

- ¿O’verls? – peguntó enarcando una ceja – me suena ese apellido, ¿tus padres no serán Jeremy y Lilith, verdad?

- Si, esos son, ¿os conocéis?- preguntó sorprendida – se alegraran de saber que estáis cerca – dijo con una gran sonrisa.

- ¿Qué edad tienes, pequeña?
- Diecisiete, señora – respondió.

- Uno menos que mi hijo – dijo con una gran sonrisa – bueno, vayamos de visita – dijo poniéndose en pie – mi hijo y yo te acompañaremos, ese lugar no está tan cerca.

Se levantaron y en ese momento k se percato que todos sin excepción los que había en aquella sala habían guardado silencio mirándola detenidamente no hizo caso del detalle y miro a su vampiro que la miraba con tristeza, ella se dejo llevar por la madre.

Los tres emprendieron la marcha enseguida, lo que no sabía la niña era de que Lorelain le había mentido, no iban los tres solos, todos sus hombres los seguían sin que la niña se diera cuenta, quería acabar con su familia, primero con la madre, luego con el padre y por último con ella.

Atravesaron bosques, riachuelos, caminaron durante horas pero nunca llegaban, a la niña le dio un mal presentimiento y decidió llevarlo a otra casa, un lugar que los vampiros no esperaría que una cría como esa conociera.

Lorerain se impacientaba cada vez mas, esperaba ansiosa el encontrarse con esa familia.

- Ya solo cruzamos el bosque y allí están - dice Kristie al notar la impaciencia de la vieja.

Recorren en silencio aquel bosque hasta que Llegaron a un claro donde se encontraba una casa vieja, aunque parecía que había sido arreglada recientemente.

- Entrar, yo voy a ver como están mis animalitos - dice con una sonrisa alejándose de la casita.

Lorerain impaciente y con una sonrisa macabra ya dibujada en su tétrica tez no se percato de la sutil mentira de kristie y la dejo marchar.

- Hijo ,tu ve en busca de Kristie - le ordenó

Kirtash asintió con pesar y se marchó en busca de la niña, no la encontró, los únicos animales que había eran los caballos que estaban atados a barrotes que había colocado para que no se escaparan, pero ni rastro de la pequeña vampira. Recorrió con la mirada el lugar horrorizado y salió corriendo en busca de su madre, pero la madre ya había entrado, se acercó a una de las ventanas y miró en su interior.

Había tres hombre, uno de ellos agarraba a la madre por detrás mientras uno la apuntaba con una escopeta y el otro se encontraba hablando con ella. Agudizó el oído para poder seguirla conversación.

- Pero que sorpresa, no hace falta que salgamos en tu busca, has venido por tu propio pie - decía riéndose el que se había acercado a hablar - ¿y el resto de tus hombres? - preguntó con asco - ¿dónde está el resto de los chupas sangre?
- No tengo ni idea, he venido persiguiendo a una niña, vampiro - dijo para que al menos uno se fuera en su busca y poder acabar con ella como ella le hubiera gustado hacer.

Los hombres se miraron y con un gesto, del hombre que se había acercado a Lorerain, el de la escopeta salió, pero no pasó ni diez minutos cuando una manada de vampiros entró derribando las paredes de aquella casa vieja.

No les dio tiempo de reaccionar cuando los vampiros ya les habían matado sin piedad.

- Busquen a la niña y a su familia, la quiero muerta - dijo la vieja mosqueada, salió de la casa agarrando a su hijo por el brazo apartándolo de todos sus hombres - quiero que sigas a la niña, que le digas que estás arrepentido por lo que tu madre ha hecho y como sea, trae a ella y a su familia al castillo - le ordeno, Kirtash asintió y salió corriendo alejándose de aquella casa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Juego Peligroso (con nina)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Talking angela: un juego peligroso
» MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL JUEGO COMPULSIVO Y SU TRATAMIENTO...
» El Juego de la Copa, en argentina, o la Ouija, mas internacionalmente.
» Noticias sobre el juego en Argentina
» Astrofísica advierte: el Monte Vesubio es mucho más peligroso que la energía nuclear

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
VampireCity :: LovelyBlood & Arts :: Relatos personales-
Cambiar a: